Thierry Reyners en Kumbo Camerun 1

El binomio agua-energía debería presentar un diseño conjunto y no aislado, desde el inicio, en los proyectos de Cooperación para el suministro de estos servicios básicos a zonas rurales aisladas en países en vías desarrollo. Thierry Reyners, ingeniero químico, relevante ejecutivo en el sector del agua y voluntario de Energía sin Fronteras, defendió la validez de esa estrategia en la jornada Madrid Aqua Energy Forum, organizada por el instituto de la Energía de España el pasado 23 de marzo en su sede de Madrid.

Ventajas del diseño conjunto agua-energía
“El hecho de abordarlos como mera actuación paliativa de una sola de estas carencias -añade Reyners- se traduce en costes más elevados, y tiende a producir resultados inferiores que si se integran las dos vertientes agua y energía desde el principio”.
En este sentido existen dos ejes de posible actuación para un aprovechamiento conjunto como:
- ampliar la capacidad de diseño de generación de instalaciones fotovoltaicas, eólicas o de micro-hidroelectricidad, para alimentar bombeo de agua
- integrar una turbina de generación a instalaciones previstas para el suministro de agua, tales como traídas de agua en altitud, o estaciones eólicas de bombeo.

Logros de los Objetivos del Milenio
Esta consideración nos reconduce a la Meta 1.A de los Objetivos del Milenio (2015), que proponía reducir a la mitad el número de personas en situación de pobreza, que se atribuye a aquellas cuyos ingresos no superan 1,25 $ al día.
Los Objetivos del Milenio han conseguido reducir la pobreza extrema a la mitad en diversas regiones del mundo.

Mapa actual de la pobreza
No obstante, la situación sigue siendo muy insatisfactoria en el África subsahariana y Asia meridional. En efecto, de los 700 millones de personas que en la actualidad carecen de agua potable cercana, más de la mitad vive en esas regiones. Y la situación es aún peor en saneamiento, con 2.400 millones de personas sin acceso a una red de saneamiento, incluyendo casi 1000 millones de personas que defecan al aire libre. En cuanto a la energía, unos 1.200 millones carecen de acceso a la electricidad.

Saneamiento
Al hablar de las infraestructuras de tocamos ya con la dimensión de dignidad humana. El saneamiento es esencial en esta sentido. Es fundamental que los niños de las escuelas dispongan de letrinas, como parte de su educación en prácticas de higiene.

Agua-Energía-Desarrollo
Se plantea la pregunta de en qué medida la falta de energía y de agua potable afecta al desarrollo humano y por tanto al desarrollo económico de las regiones subdesarrolladas.
Estas comunidades se caracterizan por su alta dispersión geográfica, con débiles infraestructuras de comunicación; baja densidad de consumo potencial y un bajo nivel de ingresos con pocas perspectivas de crecimiento, y con una práctica incapacidad de sufragar el coste de disponer de un suministro tradicional. Se añaden la necesidad de disponer de subsidios para salvar el gap entre el coste del suministro y la capacidad de pago de los usuarios.

Apostar por las Energías Renovables
Las tecnologías de energías renovables son las únicas que combinan la capacidad de resolver las carencias locales de energía, sin comprometer la calidad del medio ambiente ni crear dependencia económica de inputs exteriores como combustibles. Por otra parte, al ser unidades de generación distribuida, evitan la construcción de infraestructuras pesadas y costosas como centrales térmicas y redes de transporte.
Y por fin, también promueven la participación de las propias comunidades que pueden tomar el control de las actuaciones y gestionar ellas mismas los sistemas.

“El agua y la energía –concluye Thierry Reyners- no son recursos accesorios, sino básicos y esenciales que merecen la atención prioritaria de los diseñadores de cualquier proyecto de Cooperación al Desarrollo.

Imagenes verticales