ESF ESTUDIA AMPLIAR EL ALUMBRADO PÚBLICO A OTRAS DOS ALDEAS EN LOKOSSA (BENÍN)

Tras la puesta en marcha de la iluminación pública en Lokotomé, otras poblaciones próximas quieren contar con un sistema parecido. En dos aldeas de la zona de Lokossa, se pretende conseguir también un sistema de farolas que hagan posible prescindir de las lámparas de queroseno, peligrosas, contaminantes y caras. Esf junto con FUDIL (Fuerzas Unidas para el Desarrollo de Iniciativas Locales), contraparte en Lokossa (Benín), estudia la posibilidad de ampliar las soluciones empleadas en Lokotomé a otras dos aldeas próximas.

Durante los primeros contactos con Esf, FUDIL presentó la disponibilidad de diversas aldeas en la zona de Lokossa para acometer también proyectos de alumbrado público, de manera que distintas cooperativas de mujeres dispusieran de alumbrado para facilitar su trabajo nocturno. Se quería prescindir de la iluminación mediante lámparas de queroseno y mejorar la seguridad, a la vez que facilitar que jóvenes y niños puedan leer y/o estudiar en las horas nocturnas. En un principio se seleccionó, a modo de proyecto piloto, la aldea de Lokotomé.

La instalación de alumbrado público en esta localidad ha comenzado a funcionar con éxito recientemente. Ahora se han seleccionado dos aldeas más para ejecutar un proyecto idéntico aunque con dimensionamiento distinto. Las nuevas aldeas son pequeñas poblaciones de 306 y 255 habitantes cada una, con la misma problemática; cada una tiene su cooperativa de trabajo, formada por mujeres, la seguridad es importante y la posibilidad de leer y/o estudiar por la noche es muy apreciada.

La primera cooperativa, MIAGNON, está formada por 53 mujeres y cuenta con 8 centros de producción. Su proyecto prevé instalar 12 farolas. Además de producir el aceite rojo de palma, la cooperativa transforma la yuca y fabrica jabones. La otra cooperativa, ENAGNON, formada por 17 mujeres, dispone de 3 centros de producción, también dedicados a la obtención del aceite rojo de palma. El proyecto prevé la instalación de 6 farolas.

Ambas cooperativas, al igual que está haciendo Lokotomé, dedicarán un pequeño porcentaje de su producción, que se prevé aumente, para constituir un fondo para el mantenimiento y reparación de las instalaciones, de forma que se asegure su sostenibilidad.