MAS Y MEJOR SUMINISTRO ELÉCTRICO CON INSTALACIONES FOTOVOLTAICAS EN CHEZI (MALAWI)

La Misión de Chezi, situada a unos 50 km de Lilongwe, capital de Malawi, y gestionada por las hermanas de María Mediadora, cuenta desde principios de marzo con una importante instalación con paneles solares que permite atender las necesidades de su hospital y un suministro más adecuado de agua.

El Centro St.Mary’s Rehabilitation Center (Misión de Chezi) en Malawi, comenzó en el año 1992 como un centro de rehabilitación de desnutrición, que acogía a niñas y niños con sus madres. Posteriormente, debido a las necesidades apremiantes del país, su labor se extendió a la recogida de huérfanos a causa del SIDA y al seguimiento de más niños de los alrededores que, a pesar de vivir con sus familias, necesitaban atención especial. La Misión tenía un elevado gasto anual en el suministro eléctrico mediante la red local y en diésel para un grupo electrógeno. Aun así, sus necesidades energéticas no estaban cubiertas correctamente y la mala calidad del suministro motivaba apagones diarios. Esf ha diseñado y puesto en marcha dos instalaciones fotovoltaicas, la primera para proporcionar electricidad a parte del conjunto hospitalario y la segunda para alimentar una bomba de agua que satisface las necesidades de la Misión, y permite un considerable ahorro económico a destinar a la mejora y extensión de sus actividades asistenciales.

En julio de 2018, Energía sin Fronteras recibió una solicitud de colaboración de la Fundación Esteban Vigil y de las religiosas de la Misión de Chezi. Tras recabar datos para cuantificar las necesidades y para definir los perfiles y características de los consumos se aceptó el reto de proporcionar soluciones.

En una primera fase, en enero de 2019, la jefa de proyecto y el responsable de zona realizaron una visita de identificación al terreno, en la cual se completó la información disponible y que sirvió para documentar el proyecto con datos técnicos de instalaciones, identificación de necesidades, consumos, usos de la energía, costes anuales de electricidad y diésel, frecuencia y duración de los cortes de suministro eléctrico,  beneficiarios directos e indirectos, la labor desarrollada en la Misión, posibles suministradores locales y sus capacidades. Con todos los datos recogidos se preparó un proyecto técnico, con especificaciones de consulta a proveedores que finalizó con la adjudicación de los trabajos a un suministrador local en octubre de 2019.

La solución puesta en marcha consta de dos instalaciones fotovoltaicas. La primera tiene una potencia de 15,9 kw, da servicio a cuatro edificios del conjunto hospitalario. La segunda instalación dispone de 5,3 kw y abastece de electricidad la bomba que extrae el agua que necesita la misión, cuyo consumo representaba el 27% de la factura anual en energía.

Los trabajos se han realizado en dos etapas, una, para el montaje de todos los equipos, entre el 15 de diciembre y el 25 de enero de 2020, salvo las 24 baterías que se colocaron en la 3ª semana de febrero.  En la segunda etapa el equipo de Esf realizó las comprobaciones finales, las pruebas y la formación de usuarios.

El proyecto, con un presupuesto superior a 107.000 €, ha sido financiado por EDP Portugal (76.000€), Manos Unidas (28.000€) y Esf. La Fundación empleó para ello recursos propios, alguna donación particular y los beneficios de un concierto solidario organizado en marzo 2019.

El pasado 3 de marzo se han inaugurado las instalaciones. Simultáneamente, se ha transferido su propiedad a la Misión mediante unas entrañables celebraciones que han contado con la asistencia de los representantes locales y de la cónsul de España en Malawi.