MUCHAS MANOS PARA LLEVAR AGUA A CURCUR

El núcleo rural de Curcur, formado por 256 familias, en el Distrito de La Matanza (Perú) será beneficiario directo de un proyecto de Esf para el aprovechamiento y puesta en servicio de un antiguo pozo, sustituyendo el bombeo manual de agua por otro eléctrico con energía obtenida mediante paneles solares. Además, se construirá un depósito de almacenamiento y potabilización del agua bombeada para usos múltiples. La Comunidad de Madrid ha concedido financiación para una parte importante del Proyecto. También han hecho aportaciones la Fundación F. Campos, el socio local y la población, así como Amigos de Esf.

En Esf llevamos tiempo trabajando en la región del bosque seco peruano (Distrito de la Matanza de la Región de Piura), para facilitar el acceso al agua a núcleos rurales. Ahora queremos atender una nueva demanda en CurCur, pequeña población, con una distribución muy equilibrada entre hombres (53%) y mujeres (48%).

El bombeo manual para la obtención de agua requiere un gran esfuerzo físico y ofrece un rendimiento tan bajo que no permite abastecer a toda la población. Desde primeras horas del día, las familias esperan su turno para llenar sus baldes y transportarlos a sus hogares. Esta rutina ocupa mucho tiempo que se resta a otras actividades productivas.

La contraparte local es MIRHAS (Movimiento para la Realización del Habitat Social), con la que ya hemos trabajado en otros proyectos. MIRHAS aporta una parte de personal local para la ejecución y el apoyo al proyecto. Contamos, además, con una importante colaboración de las autoridades y beneficiarios locales.

En la zona de La Matanza la necesidad de agua es muy grande y se han conseguido muchos avances con los proyectos ya realizados, tanto para la mejor salud de la población como para su desarrollo, especialmente el de mujeres y niños.

Con este proyecto concreto pretendemos actuar también en la reducción de la pobreza, por cuanto la disponibilidad de agua, tanto potable para consumo humano como no tratada para el ganado, mejorará la calidad de vida de la población, que podrá dedicar tiempo a ocupaciones más productivas que hacer colas para recoger agua. También el ganado ganará en calidad y cantidad, lo que permitirá un mayor rendimiento económico.

La salud mejorará al disminuir las enfermedades de origen hídrico, tan frecuentes en los niños, y reducirse la mortalidad en los menores de cinco años. Actuamos, por tanto, sobre los ODS 1, 2, 3, 6 y también sobre el 5, por la participación de las mujeres en la JAAS (Junta Local de Administración de Agua), ya que al menos un tercio de sus componentes serán mujeres que tendrán voz en la toma de decisiones políticas, económicas y públicas de su comunidad.

La utilización de energía fotovoltaica, asequible, limpia y de muy bajo coste de mantenimiento, en lugar de la generada por los contaminantes grupos electrógenos, permiten incluir también los ODS 7 y 13. El Proyecto Curcur supondrá una gran mejora en la calidad de vida de esta población.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies