Lucila Bergareche con los alumnosEl pasado lunes 28 de octubre nuestra gerente de proyectos, Lucila Bergareche Blas, compartió la importancia del voluntariado con varios alumnos y alumnas de bachillerato del IES Altair, en la localidad madrileña de Getafe.

La RAE define así el término voluntariado: “Que se hace por espontánea voluntad y no por obligación o deber”. Para Energía sin Fronteras, como explicó Lucila Izquierdo en más de una ocasión, esta definición se queda corta. Ser voluntario o voluntaria es un estilo de vida, es una forma de ser, es dedicar muchas horas, trabajo, esfuerzo y alguna que otra preocupación a una tarea que haces libremente y que te llena tanto, que todo lo anterior merece la pena. Eso es lo que Lucila ve día a día desde la oficina: más de 170 personas implicadas, comprometidas y trabajando por otro mundo posible, donde las desigualdades se vayan reduciendo y los Derechos Humanos no sean vulnerados.

En España existen muchas ONGDs y asociaciones donde nuestros jóvenes puede cumplir una función, comprometerse con una causa, ser más felices y aportar su granito de arena. En definitiva, ser protagonistas del cambio, porque como recordó Lucila, “si vosotros no lo hacéis, nadie lo va a hacer por vosotros”.

Nuestra gerente de proyectos, también compartió con esta veintena de jóvenes su experiencia como voluntaria de larga duración en Zambia durante un año, destacando el cambio que había producido en su vida y todo lo aprendido de esa experiencia.

Finalizó la charla con el ánimo a que enfoquen su futuro profesional hacia las personas, a mejorar también desde su día a día laboral un poquito el mundo que tenemos.

Imagenes verticales