MesaRedondaCUP25 1MesaRedondaCUP25 2

MesaRedondaCUP25 3

Las alianzas entre actores de la Cooperación, una vez consolidadas, pueden lograr efectos de escalabilidad muy rápidos. Para ello es preciso que esas Alianzas cuenten con la participación de los sectores público y privado y de la sociedad civil y estén comprometidas con las comunidades locales. Actualmente ,se trabaja en modelos de cálculo y planificación para decidir los modos de electrificación más adecuados a cada zona, así como en el análisis del tamaño del problema, particularmente en África, el continente más carencial de energía eléctrica.

Estas ideas han sido expuestas en la Mesa Redonda organizada por Esf en la “Cumbre climática” recientemente celebrada en Madrid. Nuestra Fundación expuso sus líneas de actuación básicas: el acceso a la energía (principalmente fotovoltaica), extracción y bombeo de agua, más saneamiento, cocinas eficientes y, más recientemente, la implantación de modelos de servicios y cofinanciación con los usuarios finales

Alianzas para el Acceso Universal a la Energíay crisis climática

En el marco de la COP25, en la “zona verde” de IFEMA, la Fundación Energía sin Fronteras ha organizado una mesa redonda titulada “Alianzas para el acceso universal a la energía y crisis climática”, que se ha celebrado el 7 de diciembre a las 10:00h.

La presentación corrió a cargo de Pilar Sevilla García, Presidenta de la Fundación Energía sin Fronteras. Destacó que las colaboraciones o alianzas de las que hablamos hoy han de contar con la participación del sector público, el privado y la sociedad civil, y tiene que ser transformadoras, basadas en valores y objetivos comunes, capaces de producir un cambio profundo. Señaló la importancia de comprometerse con las comunidades locales. Es básico su compromiso y participación tanto en los debates como en las decisiones para conseguir el desarrollo. Energía sin fronteras ha trabajado en esta línea desde su fundación.

La mesa redonda estuvo moderada por Manuel Campo Vidal, periodista y Presidente de NEXT Educación. Planteó dos cuestiones a la mesa:

a) ¿Qué va a hacer cada una de las organizaciones después de la COP25? Y

b) Las alianzas, ¿cómo han de ser?

Durante las primeras intervenciones, los miembros de la mesa respondieron a estas preguntas.

Luis Jesús Sánchez de Tembleque, Secretario Ejecutivo de la Asociación Iberoamericana de Entidades Reguladoras de Energía (ARIAE), que agrupa a 26 Instituciones de 19 países, expuso que la regulación ha de ser objetiva, transparente y no discriminatoria, pero también flexible, de modo que pueda adaptarse a las necesidades y los cambios. Es necesario un foro de discusión como ARIAE. Los organismos reguladores tienen que estar más implicados en la problemática del acceso a la energía, y ARIAE ha analizado el problema en relación con las energías renovables, los sistemas solares domiciliarios y las mini-redes, atendiendo a los aspectos de inclusión en la planificación, establecimiento de regulaciones técnicas simplificadas, tarifas adaptadas, y derechos de los consumidores (recorriendo la escalera energética).
En relación con las alianzas, puso el acento en la responsabilidad de los gobiernos y reguladores: ellos tienen que intervenir para crear el entorno que facilite la integración de todos en el proceso de electrificación.

Carlos Sallé, Director de Políticas y Cambio Climático de Iberdrola, comenzó por destacar el efecto transformador de la energía: cuando la energía llega a un lugar donde no la había, mejoran todos los ODS. Mencionó el programa de Iberdrola “Electricidad para todos”, que tiene cuatro componentes, financiación filantrópica, ayuda a los gobiernos, apoyo a iniciativas innovadoras en la base de la pirámide para demostrar la escalabilidad y apoyo a colectivos vulnerables en países desarrollados. Destacó la importancia de no limitarse a hacer y entregar instalaciones, sino de dar acompañamiento continuado, como hace la Fundación Energía sin fronteras.
Señaló que, en una primera fase, las alianzas suelen ser poco eficientes, como consecuencia de la desconfianza entre los socios; pero, una vez pasada esta fase, y establecida la confianza, se logran unos efectos de escalabilidad muy rápidos e inalcanzables para cada uno de los aliados por separado. Esta ha sido la experiencia de la alianza SHIRE, de electrificación de campos de refugiados, en la que, entre otros actores de diversos sectores, participa Iberdrola.

María Angélica Páez, responsable del proyecto “Luces para Aprender” de la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI), Es el primer organismo intergubernamental de cooperación Sur- Sur en Iberoamérica. En el 2019 celebrara 70 años de existencia. Tiene la mayor presencia territorial en la región, a través de 23 países miembros, 18 oficinas nacionales, la Secretaría General con sede en Madrid, más de 500 funcionarios y un sin número de instituciones colaboradoras.
En su intervención expuso los logros más importantes del proyecto; ha dado servicio a 556 escuelas en 13 países. No solo ha producido mejoras en las escuelas, sino también en la motivación y en las políticas educativas.
Destacó que Luces para Aprender ha movilizado e implicado a 100 instituciones que han unido sus esfuerzos en ello. Gracias a esta integración, el programa no solo ha beneficiado a alumnos y formadores, sino también ha facilitado que las escuelas se abran a sus comunidades, contribuyendo a prestar otros servicios.
Destacó que hay que hacer esfuerzos públicos y privados. En “Luces para Aprender”, la OEI movilizó 5 M€ de recursos públicos y 4 M€ de privados.

Ignacio Pérez Arriaga, Profesor del MIT y del Instituto de Investigación Tecnológica (IIT) de la Universidad Pontificia de Comillas, explicó brevemente las dos líneas principales de su trabajo actualmente: 1) Elaboración y pruebas en terreno de modelos de cálculo y planificación, que permiten decidir cuáles son los modos de electrificación más adecuados a cada zona, y que se están incorporando a las estrategias nacionales de electrificación de varios países; 2) la identificación y el análisis macro del tamaño del problema, particularmente en África donde cada vez está más concentrada la población sin acceso a la electricidad. Puso de manifiesto la importancia de esta situación en el problema actual de las migraciones y resalto la necesidad de resolverlo de forma integrada.
En este sentido, propuso pasar de hablar de “alianza” a hablar de “integración”. En África, las necesidades de inversión son de alrededor de 120.000 M€/año; y las empresas eléctricas suelen funcionar muy mal. Ello requiere, por supuesto, inversión privada muy importante, pero también la necesidad de integrar o coordinar, por una parte, los diferentes modos de acceso a la electricidad: la extensión de red, gestionada por los operadores nacionales, las mini-redes o sistemas aislados, realizados por ONG o pequeños operadores o los modelos puestos en marcha por proveedores de pequeños equipos, y por otro lado, los usos productivos de la energía que el nuevo acceso va a permitir.

Jesús Galíndez, Presidente de la Fundación EKI, expuso sus actividades. Desde su constitución, en 2017, EKI se focaliza en la electrificación de centros de salud y escuelas en varios países de África subsahariana (R.D. Congo, Malaui, Sierra Leona, Tanzania...) donde ya ha realizado 20 instalaciones. Su modelo es el de proveer de sistemas fotovoltaicos mediante financiación a crédito sin intereses. La monitorización necesaria para el mantenimiento de los sistemas se hace desde España, lo que es factible con las tecnologías actuales. No hay problemas de impagos. Este resultado, en tan poco tiempo, ha sido posible por el trabajo en alianza con otros actores, especialmente locales.
Actualmente, están considerando un salto a 200 sistemas mediante una alianza con actores como el Ente Vasco de la Energía, Iberdrola o diversos inversores, que permitirá lograr una inversión final de varios millones de euros.

Jesús Abadía, Presidente de la Junta Directiva de la Fundación Energía sin
Fronteras, presentó las líneas de actuación de Energía sin fronteras, centradas en zonas aisladas en los sectores de energía y agua-saneamiento. Los tipos de instalaciones más habituales son: Suministro de electricidad renovable, generalmente solar, sistemas de cocinado eficiente, suministro de agua mediante pozos con extracción fotovoltaica, y sistemas de saneamiento. Todos ellos con efecto sobre la mitigación del cambio climático. Se han puesto en marcha diferentes modelos de servicio y modelos de cofinanciación con los usuarios finales. Energía sin fronteras tiene voluntad de trabajar más en cambio climático, sobre todo en adaptación, para aumentar la resiliencia de las comunidades.
Expuso que Energía sin fronteras depende de las alianzas tanto para detectar necesidades, principalmente a través de socios locales, como para financiar y ejecutar los proyectos. En el caso del sector privado, las alianzas tienen que dar un salto desde los actuales enfoques de filantropía y RSC, a esquemas que compartan objetivos y valores y que estén en el “core business” de la compañía. Es necesario también que las comunidades participen activamente en las alianzas. También señaló que, para que la electricidad llegue a los más de 800 millones de personas que faltan, se requieren alianzas más fuertes.

Ideas sobre Cooperación

  • La discusión entre los miembros de la mesa y las preguntas del público, aportó otras ideas:
  •  La tecnología fotovoltaica es realmente competitiva, la experiencia de algunos proyectos han demostrado que puede pasarse de un coste de 4.000 €/año con generadores diesel, que daban energía poco fiable (unas 3 h/día), a un coste de 1.000 €/año, con generación fotovoltaica las 24 horas del día.
  • El acceso a la energía permite no solo mejorar los sistemas productivos, sino ser un vector para incrementar el bienestar y para el ejercicio de otros derechos fundamentales.
  • En muchos países de África, la poca fiabilidad de la red hace que haya una multitud de generadores diésel; en Nigeria, la capacidad de éstos es varias veces la suministrada por la red.
    Aunque genere gases de efecto invernadero, por el momento, hay que seguir considerando el gas en ciertas situaciones; por ejemplo, para que el desarrollo sea inclusivo en África, donde hay reservas importantes de gas. Ello durante un tiempo, como energía de transición.
    La carencia de energía es, frecuentemente, un problema de asequibilidad. Por ello, se manifiesta también en países desarrollados o de renta alta -caso de España. Habrá que prestar atención a este hecho y considerar también la situación de muchas zonas de la llamada España vaciada.
  • Las energías fotovoltaica y eólica generan muchos puestos de trabajo durante la fase de construcción y algunos durante todo el tiempo de operación (mantenimiento). Es un efecto positivo a considerar.
  • Una forma de socializar el uso de las nuevas instalaciones y permitir su acceso a todos los habitantes de una comunidad es hacer que el coste que suponen quienes no pueden pagar se reparta entre el resto de los usuarios de la instalación.
  •  La experiencia de Energía sin fronteras es que, a pesar de muchos años de acciones, experiencias piloto, lecciones aprendidas y estudios, cuesta mucho trabajo encontrar los aliados necesarios para dar saltos de escala. El debate concluye que, entre otras cosas, se requiere una muy buena comunicación para transmitir a los posibles aliados la experiencia y capacidad que se tiene, y tratar de aprovechar las oportunidades de integrarse en programas institucionales ya establecidos. También es importante, la capacidad de sensibilización en las empresas e instituciones, algunos voluntarios de Esf están ahora en puestos en los que están transmitiendo a sus empresas los mensajes de Esf, con un efecto multiplicador muy importante.

Mensajes

En una ronda final de intervenciones de los ponentes, se resaltaron los mensajes siguientes:

  • José Galíndez afirmó que disponemos de financiación y de tecnología para lograr energía para todos en 2030. Es necesario hacer el esfuerzo. Hay que tener en cuenta que los beneficios de una actuación o inversión no son solo su retribución económica, sino también el valor de su impacto social o ambiental.
  • Carlos Sallé recordó que el cambio climático es una realidad con efectos extremos que crecen exponencialmente, el ODS 17 de alianzas es el único que permite ofrecer las soluciones exponenciales que se requieren. Tenemos la tecnología, el conocimiento y los recursos económicos. No hay excusa para no actuar.
  • M. Angélica Páez subrayó, que hay que abordar los problemas de forma integral y considerar en las actuaciones el papel central de las personas.
  • Ignacio P. Arriaga subrayó la necesidad de prestar atención a las empresas de distribución eléctrica que, particularmente en África, están en mala situación, y darán servicio a cada vez más personas.
  • Luis Jesús Sánchez de Tembleque insistió en la importancia de la regulación y en el hecho de que, en América Latina, donde el 98% de las personas tienen acceso a la electricidad, hay problemas de asequibilidad en todos los países y de falta de calidad en las zonas más alejadas.

Finalmente, Jesús Abadía expuso las líneas de trabajo que Esf va a acometer mediante grupos de trabajo de cambio climático y adaptación, programas de acompañamiento a los proyectos sobre capacitación local en adaptación, para que las poblaciones sean más resilientes y diseñar las infraestructuras que instale Esf para que sean más resistentes a los cambios del clima.

Conclusiones

A modo de conclusiones de la mesa redonda podríamos destacar:

  • La energía es, sin ninguna duda, el vector más importante para el desarrollo. Cuando la energía llega, se mejoran no sólo las condiciones de vida, o la salud, sino también las oportunidades, en definitiva, impacta en todos los Objetivos de Desarrollo Sostenible
  • El acceso a la energía no sólo es un problema de falta de acceso en comunidades aisladas, también lo es de ´falta de asequibilidad, que afecta a todos los países, y a esta realidad desigual también hay que dar respuesta.
  • Para abordar el inmenso trabajo que hay por delante, es necesaria la actuación conjunta del sector público, el sector privado y la sociedad civil. Contando, además, y de manera especial con las comunidades locales. Hay que hablar de INTEGRACIÓN. Integración y cooperación transformadoras, es decir, que produzcan cambios profundos, desarrollo, y para ello las decisiones que se tomen tienen que ser consensuadas por todos. Integración de los diferentes modos de acceso a la electricidad, operadores nacionales, extensiones de red, mini-redes, sistemas aislados, usos productivos de la energía.
  • La tecnología existe, hay que aunar las fuerzas para conseguir los objetivos.
  • El papel de los reguladores y los gobiernos es fundamental para crear el entorno que facilite la integración en todos los procesos de electrificación.
  • Las empresas privadas tienen que dar un salto y pasar de un enfoque filantrópico en su aproximación al ODS 7 del acceso a la energía, a esquemas de colaboración que compartan objetivos y valores en su “core business”.

Sobre todo se expusieron ejemplos de que conseguirlo era posible.

 MesaRedondaCambioClimatico 1MesaRedondaCambioClimatico 2MesaRedondaCambioClimatico 3