N1 Sep 19 En junio, Jesús Abadía tomó el relevo formal de Lucila Izquierdo, como presidente de la Junta Directiva de Energía sin Fronteras. Lo hizo con ideas claras y palabras cordiales.

- ¿Cómo ves la situación actual de Esf respecto de las directrices de Naciones Unidas?

En nuestra Misión y Visión se declara la vocación de Esf de contribuir a alcanzar los Objetivos de Naciones Unidas de la Agenda 2030, especialmente los ODS 7 y 6, referidos a asegurar el acceso a la energía, agua y saneamiento. Por tanto, el alineamiento con las directrices de Naciones Unidas es total. Pero estos objetivos son transversales al resto de los ODS; sin acceso al agua y a la energía difícilmente podrán lograrse los otros Objetivos, y por eso, vamos a hacer un esfuerzo para participar con otras organizaciones en proyectos que persigan objetivos distintos a los 6 y 7.

- Lo que alarma es el creciente problema de financiación de proyectos.

Todos reconocemos -y es un problema que afecta a todo el sector de cooperación al desarrollo-, que la crisis económica redujo de manera drástica las aportaciones públicas y privadas a nuestros programas, arrastrando consigo una caída del numero de beneficiarios de nuestros proyectos, retrasando otros y reduciendo enormemente nuestra capacidad de impactar en la sociedad.
Aunque la situación ha mejorado, estamos lejos de alcanzar los niveles de financiación y de actividad anteriores a la crisis. Por eso, una de las prioridades del Plan Estratégico es incrementar de manera notable los ingresos de Energía sin Fronteras.

- ¿Cómo debemos presentar Esf ante esos interlocutores?

- Reforzando la idea de que, por nuestra historia y realizaciones, habilidades técnicas, sociales y de gestión, somos la ONG de referencia en energía y agua para el desarrollo de los ODS 7 y 6; somos el socio ideal para acometer proyectos conjuntos o para ayudar a patronos y empresas a poner en valor sus compromisos con las sociedades donde operan.

- ¿Contemplas medidas concretas de gestión en este punto?

- Tanto la integración de la función de Financiación en el área de RelacionesInstitucionales, como los acercamientos que hemos iniciado con nuestros patronos para buscar nuevas líneas de colaboración, van en la dirección de mejorar nuestras fuentes de financiación. Sin olvidar la iniciativa piloto de crowfunding que se ha lanzado con la colaboración de la EOI, para recoger fondos para el proyecto Corylus

- ¿Qué otras actuaciones prioriza el nuevo Plan Estratégico

Tenemos que ganar en visibilidad, tanto en los ámbitos especializados en energía y desarrollo como en la sociedad en general. En este sentido, es de suma importancia poner en valor nuestro conocimiento en los ámbitos especializados en los que nos movemos. Por eso, uno de los principales objetivos del Plan Estratégico es reforzar el Área de Estudios, para acometer nuevos campos de interés, como evaluación de nuestros proyectos de agua y energía, sistemas de medición de impactos, seguimiento de las tendencias que van aflorando, avanzar en cómo materializar en los proyectos conceptos como la transversalidad de género o de derechos humanos. Y por supuesto, aumentando nuestra presencia en foros, debates, seminarios, medios especializados, etc.

- Sin comunicación no existimos

- Sí. Estas acciones de posicionamiento en el sector no son suficientes si no van acompañadas de un Plan de Comunicación que nos permita llegar a sectores más amplios de una sociedad ahora muy digitalizada, donde la información fluye y se consume muy rápidamente por las redes sociales. Es precisamente nuestra presencia en medios digitales la que tenemos que reforzar, como vía preferente para difundir nuestra visión, objetivos y proyectos, no solo hacia el exterior, sino también hacia dentro de la organización

- ¿Qué cambios debe adoptar la organización?

- Me parece que hay que agilizar algunos procesos, también dar más participación y movilidad a los voluntarios, que son el motor de Esf, con un funcionamiento más permeable y transversal, como se quiere hacer en al área de Comunicación.

Jesús habla claro y su discurso nos concierne a todos los implicados de una u otra forma en Esf. Es tarea colectiva pasar de las palabras a los hechos.

PIE DE FOTO:
José María Arraiza (izda) y Lucila Izquierdo, predecesores de Jesús Abadía (dcha) en la dirección de la Junta Directiva de Esf